In English

Infecciones Recurrentes del Oído

También indexado como: Infección (Oído), Infección del Oído, Infecciones del Oído, Infecciones del Oído (Recurrentes), Oído Medio, Otitis Media
Infecciones Recurrentes del Oído: Main Image

Informacíon sobre esta condición

Muchos niños sufren de infecciones recurrentes del oído medio, una enfermedad a la que también se le llama otitis media (OM).

Suplementos útiles

  • Datos científicos fiables y relativamente consistentes que le muestran un benificio considerable a la salud.
  • Estudios contradictorios, insuficientes o preliminarios que meramente le sugieren o que le benifician poco a la salud.
  • Para el uso de hierbas con entre muy poca hasta ninguna aprobación científica, pero apoyado por uso tradicional.
1 star[1 star] Ajo
1 star[1 star] Equinácea
1 star[1 star] Gordolobo
1 star[1 star] Hipérico
1 star[1 star] Tilo
1 star[1 star] Vitamina C
1 star[1 star] Zinc
  • Datos científicos fiables y relativamente consistentes que le muestran un benificio considerable a la salud.
  • Estudios contradictorios, insuficientes o preliminarios que meramente le sugieren o que le benifician poco a la salud.
  • Para el uso de hierbas con entre muy poca hasta ninguna aprobación científica, pero apoyado por uso tradicional.

Síntomas

Las infecciones del oído causan irritabilidad, dificultad para dormir, escurrimiento nasal, fiebre, supuración por el oído, pérdida del equilibrio, dolor de oído de leve a intenso y problemas de audición. Las infecciones que no reciben tratamiento pueden causar daño permanente al oído y extenderse a otras partes de la cabeza, incluyendo el cerebro. Las infecciones persistentes o frecuentes del oído en niños pueden reducir su audición cuando el contar con una audición normal es vital para el desarrollo del habla y la adquisición del lenguaje.

Otras terapias

Los analgésicos que pueden adquirirse sin receta, como acetaminophen (Tylenol®) e ibuprofen (Motrin®), pueden ayudar a aliviar el dolor que se asocia con las infecciones agudas del oído.

Los tratamientos que requieren receta médica por lo general consisten en el empleo de antibióticos, como amoxicillin/clavulanate (Augmentin®), azithromycin (Zithromax®) y cephalexin (Keflex®). La otitis serosa, que resulta de la acumulación de líquido en los conductos que drenan el oído medio, puede llevar a la larga a una infección aguda. Aunque con frecuencia se usan antibióticos en la otitis serosa, los beneficios no son muchos y puede desarrollarse una resistencia al medicamento.

Las infecciones crónicas o el líquido persistente en el oído puede necesitar de una miringotomía, una operación en la que se insertan unos pequeños “tubos de timpanostomía” en los tímpanos afectados. El procedimiento iguala la presión del oído y permite que salta el líquido del oído medio. Las adenoides infectadas o abultadas pueden extirparse (adenoidectomía) durante el mismo procedimiento. Aunque es una cirugía que se realiza con frecuencia, la miringotomía no ha demostrado siempre ser eficaz a largo plazo para prevenir las infecciones recurrentes de oído.

Sugerencias para una vida saludable

  • No exponer a los niños al humo del cigarrillo: Cuando los padres fuman, sus hijos tienen mayor riesgo de desarrollar infecciones recurrentes del oído. Es importante no exponer a los niños al humo del cigarrillo.

  • Humidificadores: En ocasiones se emplean humidificadores para ayudar a los niños con infecciones recurrentes de oído; las pruebas en animales apoyan el uso de estos aparatos. La investigación en humanos no ha llegado todavía a ninguna conclusión definitiva acerca de si el uso de humidificadores es importante en la reducción de las infecciones de oído recurrentes.

  • Evitar el uso de chupones: El uso de chupones puede incrementar el riesgo de infecciones de oído.

Suplementos útiles

  • Vitamina C: La vitamina C (de 500 a 1,000 mg diarios para adultos; dosis menores para niños) ha demostrado en varios estudios que puede reforzar la función inmunológica. Aunque no se ha estudiado el efecto de la vitamina C en relación con las infecciones de oído, algunos médicos recomiendan que las personas con infecciones de oído tomen entre 500 mg y 1,000 mg al día.

  • Zinc: Los suplementos de zinc incrementan la función inmunológica; el efecto del zinc sobre la función inmunológica de personas con infecciones de oído no se ha estudiado. Las cantidades que se utilizan con más frecuencia son 25 mg al día en adultos y cantidades menores para los niños (un niño de alrededor de 30 libras puede recibir 5 mg al día).

  • Equinácea (Echinacea angustifolia, E. purpurea, E. pallida): Se toma en cuanto se presentan los síntomas y hasta unos días después de que desaparezcan; en niños, de 1 a 2 ml (dependiendo de la edad) de tintura tres veces al día o más. Algunos niños con infecciones de oído recurrentes pueden mejorar con la equinácea, que propicia una respuesta inmunológica saludable a corto plazo. No se han llevado a cabo investigaciones para determinar si tomar equinácea con regularidad reduce los síntomas o previene la recurrencia de las infecciones de oído.

  • Preparaciones de aceites: El Gordolobo (Verbascum thapsus), el hipérico (Hypericum perforatum) o el ajo (Allium sativum) en una base de aceite o glicerina (usado como gotas para el oído) son remedios tradicionales para aliviar los síntomas, en particular el dolor en las infecciones agudas.

    Nota: Las preparaciones de aceite pueden impedir que el médico vea el tímpano.

  • Tilo (Tilia spp.) en té: Una prueba clínica no publicada, que se llevó a cabo en niños con resfriados, descubrió que el té de tilo, la aspirin y el reposo en cama son más efectivos que los antibióticos para acelerar la recuperación y reducir las complicaciones como las infecciones de oído. (En la actualidad ya no se da aspirin a los niños, debido a su relación con el síndrome de Reye). Sin embargo, no hay todavía ninguna investigación que confirme que el uso del tilo es efectivo para prevenir las infecciones de oído.

Una dieta más sana puede manejar mejor los síntomas de muchas enfermedades y encima aumentar la calidad de la vida en general. Con respecto a esta condición, los científicos han comprobado que comer más sano puede aliviar sus síntomas.

  • Evitar los alergenos alimentarios: La incidencia de alergia entre niños con infecciones recurrentes de oído es mucho mayor que entre niños sanos. Eliminar los alimentos que causaban alergias tuvo como resultado una mejoría significativa en el 86% de los niños alérgicos que se trataron en un estudio.

  • Evitar el azúcar: Aunque no se ha estudiado el consumo de azúcar en relación con las infecciones recurrentes del oído, se sabe que consumir azúcar afecta el funcionamiento inmunológico. Por lo tanto, algunos médicos recomiendan que los niños que sufren este tipo de problema con frecuencia reduzcan o eliminen el azúcar de su dieta.

  • Xilitol: Este azúcar natural, que se encuentra en algunas frutas, interfiere con el crecimiento de algunas bacterias que pueden causar infecciones de oído. En una investigación de doble ciego, los niños que masticaron goma de mascar endulzada con xilitol presentaron una reducción en el riesgo de infecciones del oído.

Copyright © 2018 Healthnotes, Inc. Todos derechos reservados. www.healthnotes.com

Aprenda más acerca de Healthnotes, la compañía.

Aprenda más acerca de los autores de los productos de Healthnotes.

La información que se presenta en Healthnotes no pretende nada más que informarle al consumidor con resultados interpretados de estudios científicos. A pesar de basarse en la investigación científica (humana, animal o in vitro), en la experiencia clínica o en la observación de su aplicación en el uso tradicional, la información que se presenta en Healthnotes y que se cita en cada artículo no pretende nada más que informarle al público. Además, es posible que no se logren los resultados presentados en todos los individuos. Enfermedades con peligro para la vida requieren tratamiento por prescripción facultativa y no se recomienda que intente curarlas sin que vigile un médico. Con respecto a muchas de las enfermedades discutidas, están disponibles medicamentos con y sin receta médica. Consúltese con su médico y/o farmacéutico para discutir cualquier problema de salud y siempre antes de utilizar cualquier suplemento o efectuar cualquier cambio con respecto a los medicamentos recetados que se toma. Esta información es válida hasta finales de Junio del 2016.