A-Z Indexes

Food

Health Guides

Health News

Epilepsia

También indexado como: Convulsiones, Mal Sagrado, Trastornos Convulsivos
Epilepsia: Main Image

Informacíon sobre esta condición

La epilepsia es una enfermedad del cerebro en la que ocurren descargas eléctricas anormales en las células cerebrales, lo que da como resultado convulsiones.

Suplementos útiles

  • Datos científicos fiables y relativamente consistentes que le muestran un benificio considerable a la salud.
  • Estudios contradictorios, insuficientes o preliminarios que meramente le sugieren o que le benifician poco a la salud.
  • Para el uso de hierbas con entre muy poca hasta ninguna aprobación científica, pero apoyado por uso tradicional.
2 stars[2 stars] Aceites de Pescado y de Hígado de Bacalao
2 stars[2 stars] Magnesio
2 stars[2 stars] Vitamina D
1 star[1 star] Ácido Fólico
1 star[1 star] Melatonina
1 star[1 star] Taurina
1 star[1 star] Vitamina B6
  • Datos científicos fiables y relativamente consistentes que le muestran un benificio considerable a la salud.
  • Estudios contradictorios, insuficientes o preliminarios que meramente le sugieren o que le benifician poco a la salud.
  • Para el uso de hierbas con entre muy poca hasta ninguna aprobación científica, pero apoyado por uso tradicional.

Síntomas

Hay muchos tipos de convulsiones en la epilepsia. Se clasifican ya sea como crisis parciales o generalizadas, dependiendo de qué proporción del cerebro esté afectada. Algunos tipos de epilepsia causan crisis que se caracterizan por contracciones musculares convulsivas de todo el cuerpo o algunas partes del mismo. Otros tipos pueden provocar pérdida momentánea de la conciencia, amnesia, sensaciones o emociones poco comunes y otros síntomas. Pueden presentarse síntomas que indican una convulsión inminente y que se conocen como auras. Además, varios síntomas no convulsivos, como sueño muy profundo, dolor de cabeza, confusión y dolores musculares (llamados estado postictal), se presentan después de una crisis generalizada.

Otras terapias

Los medicamentos que se recetan buscan reducir la frecuencia y severidad de las convulsiones. Los medicamentos dependen del tipo de ataque que experimenta el paciente. En algunas personas puede ser necesaria una terapia con diversos medicamentos. Los medicamentos más usuales son benzodiazepinas, como clonazepam (Klonipin®), clorazepate (Tranxene®) y diazepam (Valium®), además de phenytoin (Dilantin®), lamotrigine (Lamictal®), carbamazepine (Tegretol®), oxcarbazepine (Trileptal®), valproic acid (Depakene®, Depakote®), gabapentin (Neurontin®), levetiracetam (Keppra®) y phenobarbital.

Entre 10 y 20% de los pacientes con epilepsia no responden a la terapia con medicamentos y pueden necesitar cirugía.

Suplementos útiles

  • Vitamina E (sólo en niños): Se ha estudiado el uso de la vitamina E como posible agregado al tratamiento convencional de la epilepsia. En un estudio doble ciego en niños se observó que añadir 400 UI diarias de vitamina E reducía la frecuencia de los ataques sin que hubiera efectos secundarios. Otros estudios controlados preliminares han arrojado resultados similares; una investigación no controlada sugirió que este efecto puede lograrse también en los adultos, pero en un estudio doble ciego no se encontró efecto alguno de la vitamina E en adultos epilépticos.

  • Bupleurum (en combinación con raíz de peonía, raíz de pinellia, corteza de cassia, raíz de jengibre, yuyuba, raíz de Ginseng asiático, raíz de escutelaria china y de regaliz): Dos fórmulas herbales chinas con estas hierbas se conocen como sho-saiko-to y saiko-keishi-to; ambas han demostrado en estudios preliminares que son útiles para tratar a personas con epilepsia. La cantidad habitual en la que se toman estas fórmulas es de 2.5 gramos tres veces al día, como cápsulas o té. Las personas con epilepsia no deben usar ninguna de las fórmulas sin antes consultar con un profesional de la salud.

Una dieta más sana puede manejar mejor los síntomas de muchas enfermedades y encima aumentar la calidad de la vida en general. Con respecto a esta condición, los científicos han comprobado que comer más sano puede aliviar sus síntomas.

  • La dieta cetógena: Esta dieta se desarrolló a principios del siglo veinte, cuando existían pocos medicamentos para tratar la epilepsia; hasta hace poco, sólo se usaba cuando la terapia con medicamentos no era efectiva. La dieta es rica en grasas y baja en carbohidratos y proteínas, lo que da como resultado cetosis (un incremento en las cetonas en sangre, debido a la descomposición de la grasa). Además, se limitan los líquidos,lo que ayuda a contribuir al éxito de la dieta. Este estado cetótico tiene un efecto antiepiléptico, aunque no se sabe bien cómo funciona. Según una revisión de 1996, la dieta cetógena parece haber sido muy efectiva en entre un tercio y la mitad de los niños epilépticos, y parcialmente efectiva en otro tercio de los casos. La dieta por lo general se inicia con un ayuno bajo vigilancia médica estrecha, a menudo en un hospital, seguido de la introducción de la dieta y la capacitación de la familia para asegurar que se mantenga con éxito. La dieta cetógena no debe intentarse sin la supervisión de un profesional de la salud calificado.

  • Evitar los alergenos alimentarios: Se ha informado que las reacciones alérgicas a los alimentos pueden desencadenar ataques epilépticos en casos aislados, algunos de los cuales se demostraron en estudios doble ciego. Se observó que las personas con epilepsia tenían muchos más indicios bioquímicos de alergia en la sangre que quienes no padecían epilepsia. Algunos médicos recomiendan estudiar a los epilépticos con otros síntomas de alergia, como asma o fiebre de heno, para ver si no son alérgicos a algún alimento que pueda estar provocando los ataques.

Copyright © 2023 TraceGains, Inc. Todos derechos reservados.

Aprenda más acerca de TraceGains, la compañía.

Aprenda más acerca de los autores de los productos de TraceGains.

La información que se presenta en TraceGains no pretende nada más que informarle al consumidor con resultados interpretados de estudios científicos. A pesar de basarse en la investigación científica (humana, animal o in vitro), en la experiencia clínica o en la observación de su aplicación en el uso tradicional, la información que se presenta en TraceGains y que se cita en cada artículo no pretende nada más que informarle al público. Además, es posible que no se logren los resultados presentados en todos los individuos. Enfermedades con peligro para la vida requieren tratamiento por prescripción facultativa y no se recomienda que intente curarlas sin que vigile un médico. Con respecto a muchas de las enfermedades discutidas, están disponibles medicamentos con y sin receta médica. Consúltese con su médico y/o farmacéutico para discutir cualquier problema de salud y siempre antes de utilizar cualquier suplemento o efectuar cualquier cambio con respecto a los medicamentos recetados que se toma. Esta información es válida hasta finales de  Diciembre del 2023.